REMEDIO CASERO: PARA QUÉ SIRVE EL BICARBONATO DE SODIO CON LIMÓN EN AYUNO

El mundo de los remedios caseros es bastante amplio y en los últimos años se ha popularizado como una herramienta natural, para tratar diversas afecciones cotidianas. Probablemente el bicarbonato de sodio sea uno de los más famosos y utilizados, aunque también se trata de un ingrediente que ha causado cierta polémica.

El bicarbonato de sodio es un compuesto blanco sólido y cristalino, que se obtiene de un mineral presente en la naturaleza llamado natrón. Entre sus más destacadas peculiaridades se trata de un compuesto soluble en agua, que en presencia de ácido se descompone formando dióxido de carbono y le confiere su poder para neutralizar los ácidos.

Si bien los usos del bicarbonato de sodio en el hogar, cocina y como remedio son amplios. Entre sus principales bondades es considerado un gran aliado casero gracias a sus propiedades antioxidantes, alcalinizantes y antiinflamatorias. En los últimos años ha llamado de manera especial la atención consumirlo disuelto en agua con unas gotitas de limón, como remedio matutino y de hecho es considerado un sencillo hábito se relaciona grandiosos beneficios.

Lo que un vasito de bicarbonato de sodio y limón en ayuno hará por tu salud:

1. Gran aliado para combatir la acidez y mejorar la digestión

Probablemente uno de los beneficios más grandes del consumo de bicarbonato de sodio, se relaciona directamente con sus positivos efectos para combatir las afecciones digestivas más comunes; sus cualidades se relacionan directamente con sus bondades como antiácido. Según información revelada por el Servicio Nacional de Salud de Reino Unido, el bicarbonato de sodio es un gran aliado natural para tratar la acidez estomacal y esto se relaciona con su poder para neutralizar el exceso de ácidos y en conjunto con el limón se potencian estas cualidades. También es un popular remedio para combatir de manera natural y sin efectos secundarios, digestiones pesadas, reflujo, exceso de gases y la sensación de pesadez, que normalmente se derivan de los excesos o del consumo de comidas muy picantes, grasosas o condimentadas.

2. El mejor alcalinizante

En los últimos años mucho se ha hablado sobre la importancia de seguir una dieta alcalina, ya que se relaciona con el aumento del pH de la sangre y refuerza la salud, el sistema inmunológico y nos hace menos propensos a padecer enfermedades. La mezcla de bicarbonato de sodio con limón tiene la inmensa facultad de alcalinizar al organismo, lo cual se relaciona con beneficios para potenciar el funcionamiento de todos los órganos y sistemas.

3. Promueve la depuración del hígado

Según la medicina tradicional naturista, iniciar el día con este remedio es un gran método para promover la depuración del hígado. Recuerda que se trata de uno de los órganos que más tienden a saturarse, ya que cumple con demasiadas funciones entre las que se destacan: la producción de bilis y proteínas, la regulación de la glucosa, la producción y eliminación del colesterol, la eliminación de toxinas y forma parte importante del sistema inmunológico.

4. Evita infecciones en vías urinarias

El consumo de bicarbonato de sodio con limón, es un gran aliado para tratar diversos problemas urinarios. De hecho se cuenta con relevantes referencias al respecto, según un estudio publicado por el International Urogynecology Journal, comprobó que el bicarbonato de sodio disminuye el dolor y los síntomas que causan diversas bacterias en el tracto urinario inferior. Son condiciones que se caracterizan por derivarse en problemas de incontinencia, sensación de vaciado incompleto, goteo, dificultad para ir al baño, aumento en la urgencia y frecuencia para orinar. Gran parte de sus cualidades se relacionan con su capacidad de neutralizar la orina.

¿Cómo consumir este popular remedio?

Es importante consumir este remedio en ayuno, ya que no es recomendable hacerlo con el estómago lleno. Se destaca por su alto contenido en sodio, por lo que las personas que padecen hipertensión deberán consultarlo siempre con su médico. Recuerda que no se trata de un método milagroso, pero sí es un gran aliado para mejorar naturalmente la digestión, promueve la depuración y beneficia el funcionamiento de los principales órganos.

Otra recomendación es consumir el remedio durante dos semanas consecutivas y descansar las siguientes dos semanas. Prepararlo es de lo más sencillo, lo único que tendrás que hacer es disolver una cucharadita de bicarbonato de sodio en un vasito de agua y agregar el jugo de medio limón fresco, mezcla bien y consume todas las mañanas en ayuno.